Conectarse

Recuperar mi contraseña

¿en que época del año roleamos?

Elite
Compañeros

OTMA, las últimas grandes duquesas de Rusia.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

OTMA, las últimas grandes duquesas de Rusia.

Mensaje por Invitado el Jue Ene 27, 2011 9:29 pm


De izquierda a derecha, las grandes duquesas Olga, Tatiana, Maria y Anastasia de Rusia, hijas del zar Nicolás II


El zar

Nicolás II de Rusia (Nikolai Aleksandrovich Romanov, en ruso Николáй Алексáндрович Ромáнов) (San Petersburgo, Rusia, 18 de mayo de 1868 – Ekaterimburgo, Rusia, 17 de julio de 1918) fue el último zar de Rusia hasta su abdicación en su hermano Miguel, el 15 de marzo de 1917, quien rechazó el ofrecimiento, poniendo fin a la dinastía Romanov.
Hijo de Alejandro III de Rusia y la princesa Dagmar de Dinamarca (Maria Fiodorovna de Rusia). Ascendió al trono en 1894, tras la muerte de su padre. Ese mismo año contrajo matrimonio con Alix de Hesse.


Nicolás II en 1898, a los 30 años

La zarina

Alejandra Fiódorovna Románova Алексáндра Фё́доровна Poмáнова (nacida Victoria Alejandra Helena Luisa Beatriz de Hesse-Darmstadt), (*Darmstadt, 6 de junio de 1872 –† Ekaterimburgo, 17 de julio de 1918). Última emperatriz de Rusia antes de la Revolución de Octubre.
Era hija del gran duque Luis IV de Hesse y de Alicia de Sajonia-Coburgo-Gotha, hija de la reina Victoria de Inglaterra, de quien sería una de las nietas predilectas. Fue bautizada como Alix, variante germanizada de Alice.


La princesa Alix en su juventud


Nicolás y Alejandra se casaron el 26 de noviembre de 1894, poco después de la muerte de Alejandro III y la coronación de Nicolás. El hecho de que la nueva emperatriz hubiese llegado a Rusia "detrás de un ataud" fue interpretado como un negro presagio por la plebe rusa.
Nicolás II se refería a Alix como Sunny, y ambos se profesaban un auténtico y abnegado amor. Prueba de esto es la abundante correspondencia que sobreviviría a la historia de los Romanov.
Su residencia de monarcas se fijó en el palacio construido por Catalina II, la Grande, Tsárskoye Seló, a 20 km de San Petersburgo, entre otras.
La pareja tuvo cinco hijos: Olga (1895–1918), Tatiana (1897–1918), María (1899–1918) y Anastasia (1901-1918), y el zarévich Alexis (1904-1918).





Olga Nikoláyevna Románova
Gran duquesa Olga Nikoláyevna de Rusia (Olga Nikoláyevna Románova) (En Ruso Великая Княжна Ольга Николаевна), también conocida como Ólishka (* (O.S. 3 de noviembre C.G 15 de noviembre de 1895 - 17 de julio de 1918), hija primogénita de Nicolás II y Alejandra. Nació en Tsárskoye Seló el 16 de noviembre de 1895.

Olga en 1910, en traje de corte

Sus padres pensaron en casarla con el Príncipe Carlos de Rumania, el futuro Carlos II de Rumania, y también se vinculó su nombre con el de sus primos el Gran Duque Dmitri Pávlovich Románov y el Príncipe Constantino Konstantínovich, pero ninguna de estas posibilidades matrimoniales llegó a concretarse.

Durante la Primera Guerra Mundial sirvió como enfermera.

Tatiana Nikoláyevna Románova
Tatiana Nikoláyevna gran duquesa de Rusia, (en ruso, Великая Княжна Татьяна Николаевна), (29 de mayo (O. S.)/10 de junio (N. S.) de 1897 – 17 de julio de 1918), segunda hija de Nicolás II y Alejandra. Nació en Peterhof el 29 de mayo de 1897, fue considerada la más elegante de sus hermanas.


Tatiana en 1910, en traje de corte

Tatiana fue descrita como alta y delgada, con pelo castaño oscuro, y ojos entre azul oscuro y grises, fina, con rasgos bien definidos, y un refinado porte elegante acorde con la hija de un emperador. Fue considerada la más bella de las cuatro grandes duquesas por muchos cortesanos. De todas sus hermanas, Tatiana se asemejaba más a su madre.

Durante la Primera Guerra Mundial sirvió como enfermera.


María Nikoláyevna Románova
María Nicoláyevna Románova (en ruso Великая Княжна Мария Николаевна Романова) (San Petersburgo, 26 de junio de 1899 - Ekaterimburgo, 17 de julio de 1918).(19 años) Gran Duquesa de Rusia, tercera de los hijos del Zar Nicolás II y la Emperatriz Alejandra.

Maria, en 1910

Joven de buen carácter, vivaz y coqueta, poseía unos expresivos ojos azules, tan grandes que en la familia eran conocidos como "los platillos de María". Vivía en una de las 100 habitaciones del palacio Alejandro de Tsárskoye Seló, 20 km al sur de San Petersburgo, con su hermana la Gran Duquesa Anastasia, formando lo que en palacio se conocía como "la pequeña pareja".

Anastasia Nikoláyevna Románova
La Gran Duquesa Anastasia de Rusia, Anastasia Nikoláyevna Románova, (originalmente su nombre en ruso suena como Anastasía y con el título completo: Великая княжна Анастасия Николаевна Романова) (18 de junio de 1901/5 de junio según el calendario juliano - 17 de julio de 1918), fue la hija más joven del emperador Nicolás II, el último zar de la Rusia Imperial, y de su esposa Alejandra Fiódorovna. Anastasia fue la hermana menor de la Gran Duquesa Olga, la Gran Duquesa Tatiana y la Gran Duquesa María y la hermana mayor de Alexis Nikoláyevich Románov, zarévich de Rusia.

Anastasia

Cuando Anastasia nació, sus padres y el resto de su familia se sintieron decepcionados por haber tenido una cuarta hija (tras Olga, Tatiana y María). Su padre, el zar Nicolás II, no fue inmediatamente a ver a su nueva hija, ya que decidió dar un largo paseo para asimilar el hecho de que no había tenido un heredero varón. A menudo se la llamaba usando la versión francesa de su nombre, "Anastasie", o por los apodos rusos "Nastia," "Nastás," o "Nástenka". Otros apodos eran "Málenkaya", que significaba "la más joven", o "shvíbzik", la palabra rusa para "duende " o "diablillo".
Haciendo honor a sus apodos, la joven Anastasia creció como una niña vivaz y llena de energía. Fue descrita como de corta estatura y algo rechoncha, con ojos azules, y de pelo rojizo tirando a rubio. Margaretta Eagar, la institutriz de las cuatro Grandes Duquesas, comentó que la joven Anastasia era la criatura más encantadora que había conocido.
A pesar de su vitalidad, Anastasia no gozaba de buena salud. Padecía el mal llamado hallux valgus (juanetes), que afectaba a los dos dedos gordos del pie. También tenía un músculo poco cargado en la espalda que le obligaba a recibir un masaje dos veces a la semana. Su reticencia a los masajes era tal que se escondía bajo armarios o camas para no recibirlos.
Durante la Primera Guerra Mundial Anastasia, junto a su hermana María, solía visitar a los soldados heridos en un hospital privado situado en los terrenos de Tsárskoye Seló (la Villa de los Zares). Las dos adolescentes, demasiado jóvenes para pertenecer a la Cruz Roja como su madre y sus dos hermanas mayores, jugaban con los soldados para levantarles el ánimo.



El hermano pequeño, Alexei
Alexéi Nikoláyevich (Алексе́й Никола́евич) (12 de agosto de 1904 – 17 de julio de 1918) fue el último zarévich de Rusia. Fue el quinto hijo y único varón nacido del matrimonio de Nicolás II y Alejandra Fiódorovna. Su título oficial era Su Alteza Imperial, Zarévich y Gran Duque de Rusia.


Alexei en 1916

Fue biznieto por línea materna de la Reina Victoria. Aún existen especulaciones sobre si el zarévich sufría de hemofilia o de porfiria, una enfermedad heredada de Jorge III que provoca un desorden en la sangre (anemia hemolítica, hemorrágica) similar a la hemofilia, aunque las evidencias de otros descendientes de la Reina Victoria afectados, han conducido a pensar que la porfiria fue la enfermedad que padeció, y que propició algunos cambios en la historia europea, dado que su madre intentó aliviar sus padecimientos mediante consultas a Rasputín, que se convirtió en el principal curandero del zarévich, y que hizo valer esta situación para sus posteriores influencias.
A causa de esta enfermedad, cada vez que tenía un accidente o un golpe, el acontecimiento se convertía en un calvario para sus padres.
Fue heredero al trono desde su nacimiento hasta 1917. En marzo de ese año, al producirse la Revolución rusa, su padre abdicó en su favor, pero enseguida se retractó y renunció en favor de su hermano Miguel IV de Rusia, ya que a Alexei no se le daban más de seis años de vida debido a su enfermedad.


Las cuatro niñas crearon el acrónimo OTMA, construido con las iniciales de sus nombres en orden de nacimiento. A veces también usaban OTMAA, incluyendo al pequeño Alexei. OTMA simbolizaba el amor fraternal y el cariño que sentían entre ellas, era un símbolo de cercanía de las hermanas que utilizaban constantemente en sus diarios.
Los padres dividieron a las niñas en dos grupos: las mayores (Olga y Tatiana), y las menores (Maria y Anastasia). Cada grupo compartía habitación, niñeras y profesores e incluso se vestían igual. Alexei, por ser el heredero, recibía una educación y cuidados especiales, debido también a la enfermedad que padecía.

La hemofilia de Alexei es un punto clave en la historia de esta familia. Como hemos dicho antes, el matrimonio había tardado muchos años en concebir un heredero varón. Esto desesperaba a Nicolás, que como todo soberano necesitaba un heredero. El nacimiento de un niño después de cuatro hijas fue una auténtica bendición para la pareja. No es difícil imaginar el horror y la decepción cuando los médicos descubrieron que el pequeño padecía una enfermedad tan terrible que, además, acortaba en gran medida su esperanza de vida.
El asunto era trágico para el zar, porque sabía que la edad de Alejandra entonces seguramente no les permitiría tener más hijos (ya le había costado mucho quedarse embarazada por quinta vez), por lo que Alexei era el único heredero del que disponían.
En aquellos tiempos, y especialmente en países tan convulsos y con tantos problemas como Rusia, el nacimiento de un heredero suponía siempre un espaldarazo para la monarquía y una forma de que el rey se reafirmara en su poder, pero el que naciese un heredero enfermo, que seguramente no llegaría a cumplir los 25 años podría resultar, al contrario, totalmente nefasto para él.
Así pues, Nicolás optó por mantener en secreto (salvo para los más allegados y las personas estrictamente necesarias), la enfermedad de su hijo. Al pequeño zarevich se le rodeó de cuidados y de enfermeras. Todos estos cuidados no podían impedir algunas graves crisis, hay que tener en cuenta que ante el más mínimo rasguño Alexei corría peligro de desangrarse, y más de una vez los zares debían salir corriendo hacia palacio porque el pequeño se encontraba muy grave.
Esta situación resultaba especialmente dolorosa, lógicamente, para su madre Alejandra. Hay que decir que Alejandra se sentía también culpable por la enfermedad del niño, ya que ella era la portadora de aquel gen maldito que había transmitido a su hijo. La propia Alejandra había visto morir a dos de sus hermanos a causa de la hemofilia, así como a otros familiares, que la habían heredado de la reina Victoria.
Fue quizá esa preocupación por Alexei, el sentimiento de culpa y la obsesión por curarlo lo que la llevó a relacionarse con el monje Rasputín.


Grigori Rasputín

Grigori Yefímovich Rasputín (en ruso: Григо́рий Ефи́мович Распу́тин) (22 de enero de 1869 – 29 de diciembre de 1916) fue un místico ruso con una gran influencia en los últimos días de la Dinastía Romanov. Aunque tradicionalmente en español es más conocido como Rasputín, la pronunciación en ruso, es Raspútin. También fue conocido como «el Monje Loco».
Rasputín nació y creció en la región de Siberia.No tuvo ninguna formación académica y desde muy joven fue cuatrero (es decir, ladrón de ganado). Cuando tenía alrededor de 18 años se marchó a meditar al monasterio de Verkhoturye, aunque también es posible que fuera enviado allí como pena por robar. Su experiencia durante los 3 meses escasos que permaneció en el recinto claustral, junto con una visión de la Virgen que presenció a la vuelta del monasterio, lo llevaron a convertirse en un místico. Ingresó poco después en una secta cristiana condenada por la Iglesia Ortodoxa Rusa conocida como khlysty (en español, jlystý, es decir flagelantes).
Los jlystý creían que para llegar a la fe verdadera hacía falta el dolor. En las reuniones de esta secta las fiestas y orgías eran constantes y Grigori se convirtió en un acérrimo integrante. El ingreso en esta congregación marcó al profeta siberiano de por vida, y explica la notoria vida sexual que tuvo en años posteriores y que acabó ennegreciendo su reputación de hombre santo.
Tras viajar durante dos años por el mundo, llegó a San Petersburgo en 1903, donde se ganó la reputación de adivino y curandero. Pronto se hizo famoso por sus curaciones no solo entre el pueblo, sino también entre la aristocracia rusa, lo cual llegó a oídos de Alejandra. Rasputín fue llamado a palacio para curar a Alexei. Efectivamente, el zarevich mejoró (algunos sostienen que mediante hipnosis), lo cual le otorgó a Rasputín la confianza absoluta de Alejandra y una enorme influencia sobre la familia imperial. El futuro de la dinastía Románov estaba en sus manos: si él no salvaba de la muerte a Alexei, la especulación sobre el heredero al trono quedaba abierta.

Muy atacado por cortesanos y nobles que se sintieron sobrepasados en sus intereses, los rumores que propagaron sirvieron de alimento para los revolucionarios enemigos del régimen zarista. El zar sólo lo toleraba en la medida que la zarina lo aceptara, aunque no había decisión del zar que no pasara por la supervisión de él. Durante la Primera Guerra Mundial fue acusado de ser un espía alemán y de influir políticamente en la zarina, que era de ascendencia alemana, en sus nombramientos ministeriales cuando el zar estuvo ausente por la guerra. Este hecho fue desastroso para la permanencia del régimen zarista.
El príncipe Félix Yusupov (que según se dice era un homosexual atraído por Rasputín) y el primo del zar, el gran duque Demetrio Románov decidieron finalmente asesinarlo en Petrogrado la noche del 29 al 30 de diciembre de 1916 para acabar con su influencia sobre la zarina de origen alemán.

Finalmente, tras varios intentos previos de acabar con él, Rasputín murió 24 días antes de haber cumplido los 48 años de edad. El príncipe Yusúpov escribió posteriormente un relato en donde contaba punto por punto los sucesos ocurridos en la última noche de Rasputín. Pues, al parecer el monje ruso primero fue envenenado y más tarde tiroteado, y cuando lo creían muerto, envolvieron su «cadáver» en una alfombra y lo tiraron al río Neva. Pero luego, en la autopsia, se descubrió que murió ahogado.

Rasputín había profetizado: "un año después de que yo muera, el zar perderá su corona". Efectivamente, un año después, en 1917, estallaba la Revolución Rusa.

Al producirse la Revolución, la Duma (la asamblea rusa) obligó a Nicolás II a abdicar y el zar, su esposa y sus cinco hijos fueron confinados en el palacio Alejandro, en Tsárskoye Seló. En agosto de 1917 fueron trasladados a Tobolsk, Siberia. Allí fueron salvajemente asesinados el 17 de julio de 1918 por la policía secreta bolchevique, bajo Yakov Yurovski.

Los cuerpos fueron descubiertos en 1991 en los bosques cercanos a Ekaterimburgo e identificados mediante ADN: eran Nicolás, Alejandra y tres de sus hijas. Dos cuerpos, el de Alexei y una de sus hermanas, generalmente se piensa que podria ser María o Anastasia, habían desaparecido. El 23 de agosto de 2007, un arqueólogo ruso anunció el descubrimiento de dos esqueletos parciales quemados en un sitio cerca de Ekaterimburgo en una hoguera que parecía coincidir con el lugar descrito en las memorias de Yákov Yurovski. Los arqueólogos dijeron que los huesos son de un niño que tenia, aproximadamente la edad de diez y trece años en el momento de su muerte y de una mujer joven que estaba más o menos entre la edad de dieciocho y veintitrés años. Al momento del asesinato Anastasia tenía diecisiete años y un mes de edad, mientras que su hermana María tenía diecinueve años y su al hermano Alexis le faltaban dos semanas antes de su cumpleaños número catorce. Olga y Tatiana tenian veintidós y veintiún años de edad. Junto con los restos de los dos cuerpos, los arqueólogos encontraron "fragmentos de un recipiente de ácido sulfúrico, las uñas, las tiras de metal de una caja de madera y balas de diferentes calibres". Los huesos se encontraron usando detectores de metales como sondas. Las pruebas preliminares indican un alto "grado de probabilidad" de que los restos pertenecen a la Alexei zarevich y a una de sus hermanas, anunciaron científicos forenses rusos el 22 de enero de 2008. El 30 de abril de 2008, científicos forenses rusos anunciaron que las pruebas de ADN demuestra que los restos pertenecen a zarevich Alexei y una de sus hermanas. En marzo de 2009, el Dr. Michael Coble de las Fuerzas Armadas de identificación de ADN de EE.UU. coincide con los mismos resultado, científicos rusos y austriacos obtuvieron los mismos resultados. Esto demuestra que todas la familia del zar murieron juntos en 1918.
Tras la exhumación de los restos, estos fueron sepultados en la Catedral de San Pedro y San Pablo de San Petersburgo. La Iglesia Ortodoxa Rusa los canonizó como mártires en el año 2000.



Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: OTMA, las últimas grandes duquesas de Rusia.

Mensaje por Nene de Baviera el Vie Ene 28, 2011 1:07 am

No sabia yo tanto de la historia de los Romanov y mira que siempre me ha interesado , pero tan completo nunca.

Sobre todo lo que no sabia que habian encontrado ya el cadaver de Anastasia , que parami siempre habia sido la que " presuntamente" sobrevivio , aunque parecia muy dificil, por la matanza que hubo y como murieron a sangre fria


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]



Ayudo via MP, lo unico que no acepto son peticiones de Firmas via Mp, si quereis una firma por favor pedirmelo en mi Taller de " Las ideas"

Nene de Baviera
Admin

Mensajes: 298
Fecha de inscripción: 13/05/2010

http://corteveneciana.forosactivos.net

Volver arriba Ir abajo

Re: OTMA, las últimas grandes duquesas de Rusia.

Mensaje por Invitado el Vie Ene 28, 2011 10:01 pm

Todo el mundo conoce la historia de Anastasia por las películas, la princesa que lograba escapar de la matanza y crecía como una huérfana en el orfanato. Me pareció interesante dedicarles un tema a ella y su familia, tratándolo desde el punto de vista histórico, con lo que se sabe que en realidad sucedió.
Veréis, es que todos esos rumores sobre si Anastasia podía haber sobrevivido tienen su razón de ser. Durante muchos años, no se supo que había pasado con la familia. El gobierno ruso mantuvo el asesinato en secreto durante años. Obviamente, se sabía, se sospechaba lo que había ocurrido, pero lo único oficial era que el Movimiento Blanco (las fuerzas del ejército leales al zar), llegaron a la ciudad para rescatarlos pero la familia había desaparecido. Entonces se dedujo que habían sido ejecutados, pero no se conocían detalles. Además hubo algunos testigos que declararon que Anastasia había sobrevivido, lo cual, unido a la desinformación por parte del gobierno ruso (a quienes lógicamente no les interesaba nada que se supiese lo que había ocurrido aquella noche), hizo que los rumores sobre supervivientes se acrecentaran, lo que provocó la aparición de numerosos impostores que afirmaban ser miembros de la familia imperial.
La mayoría de esos impostores fueron descartados, pero una mujer consiguió que su reclamación persistiera: Anna Anderson.


Anna Anderson, en 1922 (Berlín)

El primer dato que se tiene sobre Anna es que fue internada en un hospital psiquiátrico en 1920, después de que intentara suicidarse. Al principio fue registrada con el nombre Fräulein Unbekannt —la versión en alemán para «señorita desconocida»— debido a que rechazó revelar su identidad. Más tarde usaría el apellido Tschaikovsky y luego, Anderson. En marzo de 1922, las declaraciones de que era una Gran Duquesa rusa Anastasia atrajeron por primera vez la atención pública. La mayor parte de los miembros de la familia de Anastasia y los que la conocían, incluyendo al tutor de la corte Pierre Gilliard, dijeron que era una impostora, pero otros estaban convencidos que era Anastasia. Una investigación privada financiada por el hermano de la Zarina, Ernesto Luis de Hesse-Darmstadt, gran duque de Hesse, realizada en 1927, la identificó como Franziska Schanzkowska, una obrera polaca con un historial de enfermedades mentales. Después de un pleito legal que se prolongó por varias décadas, los tribunales alemanes resolvieron que Anderson no había logrado demostrar que era Anastasia. Sin embargo, su reclamación alcanzó «notoriedad» debido a la amplia cobertura que recibió de los medios de comunicación.Entre 1922 y 1968, vivió en los Estados Unidos y Alemania con varios de sus partidarios, además de permanecer ocasionalmente en sanatorios y asilos de ancianos. En 1968, viajó de nuevo a los Estados Unidos y poco antes del vencimiento de su visa se casó con Jack Manahan, un profesor de Historia virginiano. Manahan fue calificado más adelante como «probablemente el excéntrico más querido de Charlottesville». Tras su muerte en 1984, el cuerpo de Anderson fue incinerado y sus cenizas fueron enterradas en el cementerio del castillo de Seeon, en Alemania. Después de la caída del comunismo se descubrió la ubicación de los cuerpos del Zar, la Zarina y sus cinco hijos, múltiples laboratorios en diferentes países confirmaron su identidad por medio de pruebas de ADN. Las pruebas realizadas en una porción de su pelo y en muestras médicas de sus tejidos, demostraron que el ADN de Anderson no correspondía con los restos de los Romanov o de sus parientes vivos. En cambio, su ADN mitocondrial coincidió con el de Karl Maucher, un sobrino nieto de Schanzkowska. Científicos, historiadores y las principales agencias de noticias aceptan que Anna Anderson era realmente Franziska Schanzkowska.
En conclusión, que el ADN ya había demostrado que Anna no era Anastasia antes de que el cuerpo de la Gran Duquesa al fin apareciera. Y de todas formas, como dijo Nené, sabiendo hoy en día cómo fue la ejecución, sería imposible pensar que alguien sobrevivió. El testimonio de los militares que la presenciaron, especialmente el de Yakov Yurovski, dejó claro con toda clase de detalles escabrosos que se aseguraron de matarlos a todos antes de enterrarlos en el bosque.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: OTMA, las últimas grandes duquesas de Rusia.

Mensaje por Nene de Baviera el Sáb Ene 29, 2011 4:44 pm

Gracias por la información ! es que es increible lo que el jercito hizo con una familia , que no hacia daño a nadie y menos esaso niños , que si lo s hubieran dejado crecer, posiblemente podrian haber cambiado los ideales de un pais , pero por culpa de unos cuantos del ejercito eso nunca se sabrá.

Jane si pudieras buscar lo que comento Yurovski sobre la detencion y asesinato seria completisima la información.


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]



Ayudo via MP, lo unico que no acepto son peticiones de Firmas via Mp, si quereis una firma por favor pedirmelo en mi Taller de " Las ideas"

Nene de Baviera
Admin

Mensajes: 298
Fecha de inscripción: 13/05/2010

http://corteveneciana.forosactivos.net

Volver arriba Ir abajo

Re: OTMA, las últimas grandes duquesas de Rusia.

Mensaje por Invitado el Sáb Feb 05, 2011 9:09 pm

(De Wikipedia):

Los asesinatos fueron realizados por las fuerzas de la policía secreta bolchevique bajo Yákov Yurovski. Los hombres armados mataron a inicialmente a Nicholas, la emperatriz y dos criados varones; la Gran Duquesa María, el doctor Botkin y Anna Demidova, la dama de compañía de la emperatriz, resultaron heridos y la Gran Duquesa Olga, Tatiana y Anastasia resultaron ilesos. El humo de las armas y el polvo de yeso se había vuelto tan denso que los hombres armados ya no podía ver a sus objetivos y salieron de la habitación por unos minutos para que la bruma aclare, dejando a las víctimas en la sala. Cuando regresaron, el primero en morir fue el doctor Botkin, tras lo cual el zarevich Alexéi fue sacrificado; un hombre intentó varias veces disparar o apuñalar al muchacho con una bayoneta, pero las joyas cosidas en la ropa lo protegían. Luego de unos minutos otro hombre armado disparó dos tiros en la cabeza del muchacho. Después de esto se volvieron contra las grandes duquesas. Olga y Tatiana se agazaparon contra la pared posterior de la sala, cuando se acercaron, la hermanas intentaron levantarse, pero un pistolero disparó en la cabeza de Tatiana, matándola al instante. El otro pistolero empujó de nuevo al piso con el pie a Olga y disparó un tiro, que entró en la mandíbula y atraveso pas a través de su cerebro. Al igual que Tatiana, murió al instante.


Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: OTMA, las últimas grandes duquesas de Rusia.

Mensaje por Nene de Baviera el Dom Feb 06, 2011 12:02 am

Que masacre ! como pudieron permitir eso , me parece una barbaridad lo que hicieron


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]



Ayudo via MP, lo unico que no acepto son peticiones de Firmas via Mp, si quereis una firma por favor pedirmelo en mi Taller de " Las ideas"

Nene de Baviera
Admin

Mensajes: 298
Fecha de inscripción: 13/05/2010

http://corteveneciana.forosactivos.net

Volver arriba Ir abajo

Re: OTMA, las últimas grandes duquesas de Rusia.

Mensaje por Invitado el Dom Feb 06, 2011 9:54 pm

Tienes razón, es de una crueldad y un sadismo difícil de imaginar Sad
Entendiendo el contexto de la época, se puede entender hasta cierto punto que asesinaran al zar (nada justifica un asesinato, pero él como soberano había sido también muy cruel, el pueblo estaba cansado y aquello era una revolución).
Pero lo de matar a los hijos, que no tenían culpa de nada, era totalmente innecesario. Alexei solo tenía 14 años Surprised

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: OTMA, las últimas grandes duquesas de Rusia.

Mensaje por Nene de Baviera el Mar Feb 08, 2011 2:10 am

los niños eran el futuro y un posible cambio de pensamiento, es decir no por que eran hijos de quien eran tenian que pensar igual que el padre


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]



Ayudo via MP, lo unico que no acepto son peticiones de Firmas via Mp, si quereis una firma por favor pedirmelo en mi Taller de " Las ideas"

Nene de Baviera
Admin

Mensajes: 298
Fecha de inscripción: 13/05/2010

http://corteveneciana.forosactivos.net

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.